Reflexión | Cómo sanar cuando muere un ser querido

Sé todo lo que has llorado, sé como te has sentido, y todo lo que has pensado.

He sentido junto contigo esa impotencia tan grande de no poder hacer nada al respecto, y peor aún, no saber qué sigue ni siquiera que hacer. Pero hoy no es momento de eso, así que no te te preocupes.

Hoy estoy aquí porque quiero que reflexiones juntos sobre la auténtica verdad que esconde esta tristeza, para que entendamos mejor sus causas y en consecuencia, aprendamos a dejar ir a esa persona que ya ha partido, sanando por completo nuestras heridas y su ausencia.