5 desgracias por las que todos pasamos y que no nos damos cuenta de que son bendiciones

1. El día en que alguien te engañó y luego te enteraste
Nunca es lindo descubrir que la persona en la que confiabas y por quien te preocupabas simplemente acabó con tu confianza. Saber que la persona a la que te has dedicado es incapaz de hacer lo mismo por ti es doloroso, incluso insoportable. Especialmente si lo amas.

Puede ser difícil ver lo bueno en una situación como esta, pero tal como se dice, si lo hicieron una vez, lo harán miles más.

Es mejor que lo hayas descubierto ahora que haber gastado otros meses o años de tu vida creyendo en una mentira. Estarías en una situación peor si no lo hubieses sabido.

2. El día en que te despidieron
Si te despidieron de tu trabajo, lo más probable es que no estabas haciéndolo bien. Si no estabas haciendo bien tu trabajo, entonces es posible que no seas muy bueno en él. Si no eres bueno en esta área en la que trabajabas, entonces lo más probable es que no sentías la pasión necesaria para aprender a hacerlo bien.

Muchas veces nos quedamos atrapados en trabajos que simplemente no son para nosotros. Puede ser difícil abandonar un trabajo así, especialmente si paga bien. Sin embargo, si te despiden de un trabajo que nunca te gustó, ¡merece celebrar!

3. Ese momento en el cual no fue suficiente todo lo que hiciste
Es fácil pasar por la vida haciendo el menor esfuerzo posible, especialmente si eres una de esas personas que todos creen que tienen mucho talento.

Puede pasar que mientras más talentoso eres, menos te esfuerzas. Esta forma de pensar les pasa la cuenta a todos. El talento sólo puede ayudarte hasta cierto punto. Sin trabajo duro, dedicación y sacrificio no llegarás a ningún lado. Esta puede haber sido la llamada de atención que necesitabas.

4. Esa vez que tu amigo o amiga te apuñaló por la espalda
Es difícil tener buenos amigos. Tristemente, diferenciar entre buenos y malos amigos es algo complejo. Ningún amigo admitirá que él o ella es alguien a quien no deberías mantener cerca. Sin embargo, cuando ese amigo tuyo te apuñala por la espalda o acaba con la confianza que le tenías, míralo como una bendición.

Tienes la oportunidad de deshacerte de esta influencia negativa por completo, aprovéchala.

5. El día en que perdiste a alguien que amabas
La vida es hermosa porque no es eterna, tiene un fin.

A lo largo de nuestras vidas, perderemos a muchos amigos y familiares. Veremos cómo nuevas personas llegan a este mundo y a otras personas abandonarlo. Perder a alguien cercano a ti es algo muy difícil de soportar. Sin embargo, te ayuda a comprender lo valiosa, frágil y bella que es la vida.

Perder a alguien a quien amas te da una nueva apreciación de la existencia. Mira a tu alrededor y disfruta de lo que hay. Vive y siente lo máximo posible.

Y no lo olvides, todo lo malo trae algo bueno detrás.

Escrito: Candela Duato

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here